Autoayuda y asesoramiento personalizado en oratoria por Internet


Kay Redfield Jamison*, Profesora de Psiquiatría de la Universidad Johns Hopkins y ex candidata al suicidio, dijo una vez: "La tensión desgasta la capacidad de la mente para tolerar la desesperación". ¡Y es cierto!

Por eso la eficacia en la oratoria no es solo una cuestión de hablar fuerte, modular la voz, hacer ademanes, vestirse bien, presentar una buena idea y argumentar o negociar, sino de cultivar la personalidad, sentirse bien y promover relaciones humanas provechosas a fin de generar un clima agradable en el auditorio.

De hecho se ha dicho que los pilares de la inteligencia emocional se asientan en nuestra aptitud para tomar conciencia de nuestras propias emociones y las de los demás, y en nuestra habilidad para relacionarnos con las personas. Por eso, si crees que tienes pocos amigos, aquí hallarás Las 5 Vocales, razones contundentes y puntos de vista prácticos para entender por qué y lo que puedes hacer para mejorar la situación.


Por ejemplo, si crees que alguien no te aprecia lo suficiente, no te preguntes "¿Qué ha hecho esa persona por mí?", sino "¿He hecho yo algo por esa persona para cultivar su aprecio por mí?".
Prejuicios, malentendidos, chismes, calumnias, resentimiento, impaciencia, incomprensión, diferencias personales, frustración y temor al rechazo son solo algunos males que afectan negativamente la manera como tratas a los demás y el trato que ellos te devuelven, sobre todo si diriges un negocio.

¿Qué puedes hacer para minimizar los efectos y disfrutar de relaciones más significativas y duraderas? Y sobre todo,
¿cómo aplicar todos los beneficios a tu oratoria para hacerla más efectiva y dinámica? Aquí hallarás respuestas satisfactorias a esas y muchas otras preguntas inquietantes.