Regresar





¿Cuántos tipos de comunicación hay?
©Miguel Ángel Ruiz Orbegoso

Para entender la respuesta es importante tener en cuenta que la comunicación es universal y sus requisitos son los mismos en cualquier lugar y dimensión: Un transmisor envía un mensaje a un receptor valiéndose de un medio o canal de comunicación. El receptor lo recibe y entiende, y envía una respuesta al que lo transmite, quien finalmente se da por enterado de que hubo comunicación con el receptor. Por lo tanto se dice que es mutua porque hay dos fuentes que son al mismo tiempo transmisora y receptora: Una fuente de ida (estímulo) y una fuente de vuelta (respuesta).



Por otro lado, hay niveles de inteligencia. Por ejemplo, aunque un perro solamente ladre y responda a ciertos estímulos, un entrenador hábil puede comunicarse con él para pedirle que haga ciertas cosas específicas, como saltar, revolcarse, ir tras algo y traerlo de regreso, sentarse o callarse. Y algo similar podríamos decir de un chimpancé o un delfín. Estos animales responden a diferentes clases de estímulo y se comunican por canales diferentes. El entrenador tiene que 'hacerse al animal', es decir, estudiar su comportamiento y los canales de que puede valerse para establecer un contacto adecuado. Entonces se adapta él y establece contacto. Un perro no se adapta por sí mismo al amo. Es el amo quien condiciona al perro y le enseña a daptarse a las señales y estímulos que le da el amo.

Además, la comunicación entre dos perros, dos chimpancés o dos delfines es completamente diferente a la que estos tendrían con sus entrenadores o con animales de otro género. Por ejemplo, ¿cuál de las aves debe dirigir la bandada compuesta de decenas de individuos de su especie cuando cambian de rumbo bruscamente vez tras vez en el aire? Ciertos estudios realizados con cierto tipo de ave demostraron que dirigía la primera que se inclinaba hacia un lado diferente. Cualquiera de ellas podía dirigir a las demás en cualquier momento; en una fracción de segundo todas se comunican eficazmente y ejecutan el giro sin chistar. Es decir, si una se inclina, las demás reciben la 'comunicación' y reaccionan instantáneamente como un solo pájaro. Transmisor, mensaje, canal, receptor, respuesta, canal, transmisor. Esos son los elementos de la comunicación básica.

También, ciertos botánicos estudiaron el comportamiento de unos árboles de un bosque que comenzaron a ser atacados por una plaga de insectos. Los árboles comenzaron a exudar una substancia llamada feromona que viajó con el viento y llegó a los demás árboles, los cuales reaccionaron inmediatamente produciendo una especie de anticuerpo que los protegió cuando los insectos llegaron a ellos, preservando la especie.

Lógicamente, los seres humanos tal vez nos asombremos al observar la velocidad y eficacia con que los animales, las plantas y las cosas se relacionan entre sí. En realidad, la vida está interconectada asombrosamente en todo el universo. La gravedad de los planetas se relaciona estrechamente con la gravedad y las órbitas de los demás cuerpos celestes. Hasta los supercúmulos galácticos están perfectamente organizados entre sí, como si fueran racimos de uvas. Y hasta el microcosmos denota orden. Por supuesto, de ninguna manera diremos que los objetos 'se comunican' entre sí, pero reconocemos que existen fuerzas poderosas que los mantienen en perfecto equilibrio. Y existen las poderosas fuerzas nucleares débil y fuerte, la gravedad y el electromagnetismo. ¡Hasta los imanes corresponden con ciertos metales, pero no con la madera, el agua u otras cosas! Sea como sea, vez tras vez los seres vivos que nos rodean nos demuestran que la comunicación eficaz es la clave de la supervivencia de las especies, y que hasta cierto punto el equilibrio de todas las cosas depende de una correspondencia, sintonía o armonía entre sí. 

De modo que ante la pregunta: "¿Cuántos tipos de comunicación hay?", podemos decir con toda seguridad que solo hay una, la que llena los requisitos de la comunicación: Un transmisor envía un mensaje a un receptor valiéndose de un medio o canal de comunicación. El receptor lo recibe y entiende y envía una respuesta al transmisor, quien se da por enterado de que hubo comunicación entre ambos. Por otro lado, se puede manifestar de diferentes maneras dependiendo de los transmisores y receptores y del tipo de mensaje envuelto.

Comunicación administrativa, comunicación castrense, comunicación médica, comunicación marítima, comunicación publicitaria, comunicación periodística, comunicación gubernamental, comunicación universitaria, comunicación religiosa, comunicación infantil, comunicación procesal, comunicación por señas... Lo que sucede es que los canales y medios varían, del mismo modo como varía la comunicación entre las aves en una bandada, o entre los perros policías. Cada grupo tiene una manera diferente de comunicar los mensajes entre sus miembros. Un gesto, un olor o sonido entre los de una misma especie pueden indicar algo diferente que el gesto, olor o sonido producido por un entrenador. ¡Como hemos visto, hasta las plantas y los árboles se comunican mediante ciertas feromonas que transmiten por el aire!

Por eso, cuando hablamos de 'los diferentes tipos de comunicación que hay', en realidad estamos refiriéndonos a las diferentes maneras de comunicar mensajes y respuestas. El capitán de un barco puede enviar mensajes en Código Morse durante la noche a otro barco mediante una lámpara potente. ¿Comunicación marítima? Un ciego puede leer una novela en Braille. ¿Comunicación invidente? Una ballena transmite agudos sonidos a través de kilómetros de océano. ¿Comunicación ballenera? Ni dudarlo.

De modo que básicamente la comunicación es una sola. El que la transmite envía el mensaje a un receptor según un estilo conveniente, y éste a su vez la recibe y entiende y envía la respuesta al que la transmitió, quien a su vez se da por enterado de que la comunicación se hubo llevado a cabo.

Por lo tanto, si alguien nos habla de comunicación administrativa, marítima, aérea, castrense, médica, publicitaria, periodística, infantil o gestual, entendemos que se refiere a los canales, detalles y estilos que la facilitan entre los que se comunican entre sí. Por ejemplo, los aviadores deben aprender a utilizar ciertas expresiones específicas para comunicarse con la torre de control de los aeropuertos, generalmente ciertas frases y códigos internacionales especialmente diseñados para facilitar el entendimiento.

Cada campo profesional tiene un lenguaje técnico o jerga para comunicar los mensajes del modo que mejor entiendan los miembros del mismo. Por ejemplo, aunque para cualquiera de nosotros la palabra 'latente' signifique, según el diccionario, 'oculto' o 'escondido', para un físico o químico significa algo completamente diferente.

La comunicación administrativa está en los libros de administración; la comunicación marítima está en los libros de navegación; la comunicación periodística está en los libros de periodismo, cada ramo con sus protocolos, códigos y estilos. Hasta los médicos, abogados y naturistas confeccionan sus propios glosarios (diccionarios de términos técnicos). Y si estudias idiomas, el maestro te explica que, por ejemplo, también existe un inglés técnico, un alemán técnico y un japonés técnico, es decir, en casi todos los idiomas.

Resumiendo: La comunicación es, en esencia, la misma en cualquier lugar del universo: Un transmisor envía un mensaje a un receptor valiéndose de un medio o canal de comunicación; y el receptor lo recibe y entiende, y envía una respuesta al transmisor, quien se da por enterado de que hubo comunicación entre ambos.

Por supuesto, aunque se realice una comunicación eficaz, el receptor puede estar de acuerdo o en desacuerdo. En tal contexto pudiera decirse que la comunicación es en sí misma neutral e independiente de las consecuencias. Es decir, los implicados pueden responder de una u otra manera. En oratoria, lo importante es que la comunicación orador/auditorio sea clara y entendible, fácil de recordar, que llegue al corazón y que de ninguna manera resulte aburrida.

Oratorianet.com basa absolutamente todos sus artículos en estos principios de la comunicación para que la información llegue a la mayor cantidad de hispanohablantes. Eso significa que solemos utilizar las palabras que aparecen en el Diccionario de la Lengua Española de la Real Academia Española, procurando utilizar las de uso común, insertando de vez en cuando alguna palabra poco utilizada, con la finalidad de estimular al lector al uso del diccionario.

El experimentado orador Alfred Conrow solía decir que todo discurso debe cumplir con el ABC de la oratoria: Al grano, Breve y Conciso. Por eso, si esperas que tus discursos den en el clavo del entendimiento y la motivación en la primera oportunidad, evita utilizar expresiones extrañas y frases complicadas.

De la comunicación nadie se salva. Quieras o no, lo sepas o no, todos comunicamos algo, ya sea que hablemos como un loro, gesticulemos como un mono o nos quedemos quietos como un palo. Lo que decimos o hacemos, o lo que no decimos y no hacemos, todo comunica algo. ¡Cuánto más si hablamos ante un auditorio!

¡Por eso, aprovecha ahora la excelente oportunidad de navegar por Oratorianet.com desde la comodidad de tu hogar u oficina y familiarízate con Las 4 Leyes de Técnicas Dinámicas Para Hablar en Público. Tenemos todos los tips que necesitas para reforzar tu competencia en oratoria.

ARRIBA