INICIO  |  TEMAS GRATIS  |  CÓMO PODEMOS AYUDARTE  |  CONTÁCTANOS

Términos y condiciones

PROPÓSITOS Y CONTENIDOS DEL SITE
PRESENCIA EN INTERNET
REFERENCIAS EXTERNAS
ANUNCIOS DE GOOGLE
PROBLEMAS Y DIFICULTADES
ASESORAMIENTO PERSONALIZADO
DERECHOS DE AUTOR
ACTUALIZACIONES Y ERRATAS
BUSQUEDAS INTERNAS
ATENCIÓN A TUS PREGUNTAS Y DATOS
ORATORIANET EN TU WEB SITE
DESCARGAS, PUBLICIDAD Y OTROS
CONTACTO CON NOSOTROS


Propósito y contenidos del site

ESTE SITE CONTIENE COOKIES. SI CONTINÚAS NAVEGANDO, INDICAS QUE ACEPTAS SU USO.

Lo que sigue no está en lenguaje jurídico, sino coloquial y fácil de entender:
Oratorianet.com no es un curso de oratoria ni una academia, ni mucho menos un centro de asesoramiento en salud mental. Tampoco es un foro de discusión ni debate. Es simplemente una enorme biblioteca web personal dedicada a la oratoria, redactada en su totalidad por su fundador. No contiene artículos copiados y/o pegados de otros portales.

Oratorianet.com te ofrece cientos de temas específicos acerca de cuatro campos básicos del desempeño humano: 1) motivación, 2) oratoria, 3) relaciones humanas y 4) técnica básica de ventas, los cuales destacan cualidades vitales para la comunicación interpersonal y consejos de utilidad práctica en el campo estudiantil, laboral y social. Un portal de asesoramiento personalizado y
un servicio de
autoayuda por Internet cuyo propósito principal es ayudar al lector a entender y aplicar sus habilidades para la oratoria. Solo tienes que hacer clic y tomar lo que necesites. Estamos abiertos 24x365.

Reconocemos que no todos los artículos serán del agrado del lector. Algunos contienen consejo tan franco y directo que podrían herir la susceptibilidad de quienes tienden a ser muy críticos consigo mismos o con los demás, o a no aceptar la crítica de alguien a quien consideran de algún modo inferior. Por ejemplo, aunque la frase "¡Si no sabes, cállate!" pareciera ser simplemente una expresión espontánea de los niños, cuando a un amiguito se le ocurre decir algo que no se ajusta a la verdad, en realidad es un principio que expresa no solo desaprobación, sino indignación. Es una frase directa, franca y clara que usamos para advertir al estudiante de oratoria el principio más importante de todos: Siempre tener la precaución de averiguar a fondo los asuntos antes de hablar, máxime si se tratara de algo tan delicado como condenar a una persona natural o jurídica.

Por otro lado, seguramente ya percibiste que nuestra comunicación es contigo, no con un universo indefinido del tipo "ustedes amigos". Y que no es nuestra intención decorar ni adornar nuestras páginas con diseños y graficos impresionantes, llenos de formas, colores y movimientos que solo demoran la visualización del contenido. Queremos proveerte un material informativo de beneficio práctico con el mínimo de pérdida de tiempo.

Hay quienes cultivan el temor de sus lectores por medio de  destacar 'el miedo de hablar en público'. E
n vez de poner el énfasis en el valor y en las facilidades que tienen a su alcance, dan a entender que la oratoria es difícil, un arte reservado solo para personas especialmente dotadas que han estudiado la vida de los oradores del pasado, o que dominan la gramática y la ortografía. No es así. ¡La oratoria es para todo el que desee expresarse en público o redactar un artículo! El miedo nunca ha sido un obstáculo contra la pasión de llevar a cabo la importante misión de comunicar algo que todos necesitan oír.

Por eso, nuestro objetivo no es analizar la historia de la palabra ni la vida y obra de quienes ejercieron la oratoria a través de los tiempos (¿Cuándo comenzó la oratoria? ¿Quiénes han sido -o son- los oradores famosos? ¿Cuántas clases de oratoria y de oradores hay?). Jamás negaremos el mérito que muchos se ganaron por su contribución al desarrollo de la oratoria como arte. Pero nuestra meta es ayudarte a exponer en público. La historia de la oratoria no te hará ni mejor ni peor orador. Por eso, si quieres indagar en profundidad sobre la historia de la oratoria, o quiénes son los oradores famosos, o si estás buscando teorías comparadas, hay otros web sites que cuentan con dicho contenido.

Tal como para usar una computadora no necesitas estudiar ingeniería de sistemas, ni para montar una bicicleta necesitas aprender física, ni para manejar automóvil necesitas saber mecánica, para exponer en público tampoco necesitas profundos conocimientos de historia, gramática, teatro, impostación de la voz ni declamación. Lógicamente, como en cualquier campo, cuanto más sepas, mayor control tendrás sobre aquello que te afecta directamente, tal como un mecánico está más capacitado para viajar a lugares lejanos en su automóvil o dominar cualquier máquina. Porque nada contribuye tanto a un buen discurso como un fondo vasto de cultura general. Pero sería una molestia y una gran pérdida de tiempo detenerte solo en aspectos teóricos que no te servirán de manera práctica u objetiva para comunicarte eficazmente con un auditorio.

Por ejemplo, yo no sabía cocinar, pero un día, un amigo me dijo: "Fácil. Derrama 1 kg. de sal en una bandeja a prueba de fuego y repártela bien. Coloca 1 pollo al centro y mételo al horno unos 50 min. o hasta que dore". Lo primero que pensé fue que estaba burlándose de mí, pero un día recordé su consejo y me atreví a ponerlo en práctica. Compré un pollo (de esos que venden listos para cocinar), un kilo de sal y nada más. ¡Qué rico resultó! No necesitó condimentos ni nada de nada. Solo 1 pollo sobre 1 camita de sal x 50 min. en el horno. L
a receta más simple que jamás usé. Aprender oratoria puede ser tan simple y práctico como hornear un "pollo a la sal".

Basta con entender los principios fundamentales y desarrollar las cualidades más importantes. Por eso aquí vamos al grano y ponemos el énfasis en aquello que te ayudará a comunicarte mejor. Pparalelamente sobreabundamos en detalles  y tips que te ayudarán a enfocar y orientar tus propias experiencias más positivamente en el presente, cosas de tu vida, tus necesidades, tu habilidad para automotivarte y motivar a los demás, tu manera de expresarte, tu capacidad de trato y tu habilidad para vender tus ideas! Cualquier referencia a personajes o hechos históricos es meramente incidental. No versamos sobre la historia de la oratoria ni tampoco creemos saberlo todo, pero aquí encontrarás 
más que suficientes motivos, razones, explicaciones, respuestas y detalles para cultivar tu oratoria de manera eficaz.

A veces sentirás que somos brutalmente directos, y en otras ocasiones, tediosamente detallistas. Por ejemplo, tal vez te digamos una verdad profunda en pocas palabras: "Si no sabes, cállate". O quizás  decidamos contarte algo interesante para explicarte un asunto tan delicado como, por ejemplo, la empatía ("Había una vez un ratoncito que vivía en una granja. Cierto día, el cartero trajo un paquete enorme. El granjero y su esposa se apresuraron a abrirlo, y el ratoncito moría de la curiosidad. Entonces el granjero metió la mano y sacó una ratonera. '¡Uyuyuy, una ratonera!!!', exclamó el ratoncito. Y vio que luego sacó otra y otra y otra. ¡Cuántas ratoneras! Y el ratoncito corrió a contárselo a la vaca, al cordero y a la gallina, que le contestaron: 'No me interesa, ese es asunto tuyo'..." (Si quieres saber cómo terminó el asunto, puedes abrir el archivo haciendo clic aquí.)

Y siendo que "al maestro le corresponde enseñar, y al discípulo, aprender", Oratorianet.com no prepara discursos para sus lectores, salvo raras excepciones. Más bien, los cientos de artículos pubilcados aquí han sido preparados de una manera sencilla e interesante para que te sirva para despertar, desarrollar y pulir tus propias ideas (una idea siempre despierta otra), además de herramientas intelectuales y métodos para preparar tus propios discursos. Por eso, no investigamos por el estudiante los temas particulares que debería investigar por sí mismo. Por ejemplo, si alguien nos escribe solicitando un tema agropecuario, debe buscar en una página agropecuaria. Luego, con el tema en mano, puede regresar a nuestro web site Oratorianet.com y aplicar cualquiera de nuestros métodos para preparar discursos.

En otras palabras, te proveemos conocimiento organizado de valor práctico, modelos básicos de bosquejo y herramientas fundamentales para crecer y desarrollar por ti mismo. No te damos el pescado, por decirlo así, sino te explicamos cómo pescarlo, prepararlo, comerlo y compartirlo con los demás. Podemos sugerir temas y, en ocasiones,
pulir el discurso, pero "no hacemos la tarea por ti". Te proveemos procesos sencillos, nada abstractos, para que obtengas resultados eficaces lo antes posible teniendo en mira tu desarrollo personal. Sin embargo, si quieres profundizar, en Oratorianet hallarás suficiente material como para disfrutar de la investigación por mucho tiempo. Es poco probable que termines de leer todo el material que hay en este web site. Así que comienza por donde desees.



¿Por qué nuestro site se llama Oratorianet.com? Porque net es otra palabra para red, y en este contexto red es un "conjunto entretejido de elementos organizados para alcanzar un objetivo". Por tanto, Oratorianet representa un "conjunto entretejido de conceptos de oratoria organizados convenientemente para exponer en público".

Oratorianet fue publicado por primera vez en Internet en el año 2000 con la tecnología de Homestead.com, y desde el año 2001 con el dominio oficial Oratorianet.com. Nuestras secciones gratuitas fueron de acceso público en toda la Tierra gracias a los principales buscadores de Internet, como
DuckDuckGo (recomendado), Bing, Google, YahooMSN y otros. Si no sabes usar Internet, no nos busques bajo "oratoria", sino directamente como "Oratorianet.com". Ya no estamos en  las listas de Google por una razón que indicamos más abajo. Pero puedes buscarnos bajo "oratoria" en las listas de DuckDuckGo, Bing  o Yahoo.

Y siendo que mucha gente miente en Internet, poniendo la ética por los suelos, nuestros contenidos procuran darte razones sencillas de entender a fin de que puedas analizarlas siguiendo una lógica simple, para que no tengas que investigar tanto. Así sentirás que nuestros argumentos tienen apoyo más que suficiente como para coincidir con los tuyos. Por supuesto, no solo se trata de darte razones. Hasta donde nos ha resultado posible, hemos incluido referencias que podrás consultar fácilmente en cualquier biblioteca, o comunicándote directamente con la fuente por Internet.

Por otro lado, la introducción de los móviles y el acceso a Internet vía telefonía celular somete a grandes presiones los formatos web a fin de que se adapten al reducido espacio de la pantalla. Algunos de nuestros contenidos se verán en formatos que no se visualicen bien en las pantallas de un móvil. Nos disculpamos por eso. Si experimentas dificultades para ver los formatos en tu móvil, velos en una pantalla más grande.

Aunque originalmente no hubimos diseñado nuestro site para dispositivos móviles, mantenemos simple en bytes el contenido a fin de facilitar tu navegacion, especialmente si usas un dispositivo móvil. Por ejemplo, Flash funciona perfectamente en las computadoras de escritorio, pero no en todos los dispositivos móviles. Además, cuanto más elaborado el sitio, más rápido se consume la batería. Por otro lado, los usuarios de móviles no suelen disponer de un mouse para hacer clic aquí y allá, y sus teclados integrados son pequeños. Por eso, aunque sacrificamos en diseño y estructura de navegación, te hemos hecho más acequible y rápida la información, que es lo que realmente nos interesa. Si quieres más informción sobre solución de problemas en tu navegación por Oratorianet.com, haz clic aquí.

Lamentamos mucho que a partir de 2015, es decir, al cabo de 15 años de labor abnegada e ininterrumpida, Google penalizara arbitrariamente a todos los sitios de internet que no fueron creados ni actualizados con tecnología compatible con dispositivos móviles (responsive). Nos escribieron advirtiéndonos que, de no pasarnos a dicho sistema, nuestro URL quedaría relegado a los ´ultimos lugares de su lista de preferencias de búsqueda porque darían preferencia a los que se vieran bien en los móviles.

Pero nuestro site tiene algunos diagramas tan grandes que no se verían bien en ningún móvil, a no ser que tenga una pantalla grande. Las letras sencillamente no se distinguirían. ¿Y qué harán al respecto? ¿Penalizar a los móviles donde no se vean bien los diagramas grandes? ¡Absurda decisión! Cuántos autores han dedicado décadas a la investigación y han publicado trabajos interesantísimos, pero no tienen el sistema (responsive). Lo correcto hubiera sido sugerirlo, pero no penalizarlo. Así el lector sería quien tomara la decisión de seleccionar lo que más le acomodara. Porque con el presente sistema, se han ido al agua incontables y valiosos trabajos.

De hecho, si escribes "oratoria" en Google, ya no verás nuestro sitio en los primeros lugares, como antes, tampoco antes del 120. ¿Por qué? Google prácticamente nos borró del mapa, no porque nuestros contenidos violaran alguna norma moral, sino simplemente por no ser compatibles con los dispositivos responsive para la telefonía móbil. ¿No es increíble que ni siquiera a sitios inmorales, terroristas o que hacen apología de la maldad les hayan dado una pena tan drástica?

Creemos que esta medida ha sido un grave error de Google porque las listas de búsqueda en cualquier buscador de Internet se basaban en el contenido, no en el tipo de tecnología usada en el diseño. Si un usuario cree que cierto contenido es inmoral, puede denunciarlo.

Pero ¿debería darse a un sitio cultural y educativo la misma pena que se daría a un sitio inmoral o delincuente? Evidentemente que no. Nuestra única falta fue conservar una página tal como fue diseñada en el año 2000. ¡Y cuántos trabajos de toda una vida habrán sido eliminados de la misma manera, obras y registros valiosos para la humanidad!, solo porque no se veía bien en un dispositivo móvil.

Tendríamos que dedicar algunos años más para rehacerlo todo y darles gusto (son cientos de artículos que tendríamos que copiar, quitarles el formato y pegar en un nuevo formato, aparte de volver a subir incontables fotos, miles de links que tendríamos que reestructurar, etc.), además de que seguramente, pasados otros diez años, saldrán con otra penalización.

Reflexionemos: Si una pintura fue hecha en el siglo 14, ¿la descartaríamos por ser tan grande que no pasara por las puertas, o porque el marco no llena los requisitos de estética, o porque ya se usan esos colores, o porque el lienzo está muy gastado? ¡De ninguna manera! Al contrario, la preservarían con más cuidado. Es una obra de -y para- la humanidad.

Lo consideramos falto de ética y criterio. Imaginemos que cierto gobernante decide esconder, maquillar o destruir unas pinturas rupestres, momias y otras reliquias antiguas porque no le gustan, o porque el museo queda muy lejos, o porque el tipo de pintura le parece anticuado, o porque los pintores actuales pintan con una mejor técnica, o simplemente porque ahora se usan pinturas menos corrosivas.

Imagina que, de repente, sale un pregón que dice: "A partir de la próxima semana, todas las obras de arte que no se ajusten a los paradigmas del reino serán quitadas de la vista y enviadas a una isla lejana y conservadas en un sótano con la etiqueta 'Anticuado'. Y que digan que la única manera de preservarlas sería que los autores vuelvan a pintarlas siguiendo loa procedimientos actuales, aprobados por el rey (o sea, que los autores resuciten y se adecúen a la moda).

Imagina que, en el caso de las esculturas, digan que los desnudos serán cubiertos con prendas de vestir, y las momias que huelan mal serán rociadas permanentemente con desodorantes. Y no se permitirán visitas a pirámides que no tengan sus ladrillos completos. Y que de no ajustarse a los nuevos criterios, serán demolidas antes de fin de año, a fin de usar el área para construir un moderno edificio."

¿No te suena ridículo? Es un acto falto de ética contra la cultura y la historia d
ificultar el acceso a una página web por haber sido diseñada con un software anticuado. Solo un juez debería determinar tal acción: El lector.

Muchos que dedicaron años a su obra, que en muchos casos eran trabajos valiosísimos, están muertos y no podrían levantarse para ponerse al día con el nuevo software. Esas obras deben preservarse dejando que el lector sea quien decida qué páginas quiere consultar y cuáles no. Eso -y no un software- debería determinar el lugar que debe tener una página en las listas de los buscadores.

Con dicha medida arbitraria Google desmereció el esfuerzo artístico (la oratoria es un arte y una rama de la lingüística) y educativo (porque la educación es la base del desarrollo sostenido de la humanidad) privando a muchos estudiantes de oratoria de lo que por más de una década fue una herramienta gratuita, fácil de encontrar y única en su género para el estudio de la oratoria dinámica, las relaciones humanas, el arte de escribir correctamente y la motivación.

También hay una sección dedicada a la técnica de ventas, y otra a un glosario y vocabulario que no se encuentran en otro lugar de Internet, además de una casilla de respuestas con cientos de preguntas y consultas analizadas.

Todos estos años nos hubimos ganado un lugar con esfuerzo propio, sin tener que pagar publicidad a nadie a fin de brindar gratuitamente la información. Nunca recurrimos a triquiñuelas informáticas para que nos incluyeran en las listas de ningún buscador. Pero Google nos dio, de un plumazo, un castigo que solo merecen quienes hacen daño a la humanidad: ser retirados del lugar que le correspondía en el buscador.

Cuando Google comenzó, no fue parte de su política juzgar quién estaría o no en su lista. Los que decidían eso eran los que navegaban por las páginas. En fin, ahora puedes escribir "oratoria" en el buscador de Google y no encontrarás nuestra página (a no ser que escribas el nombre exacto: oratorianet.com).

Dispositivos móviles

Desde 2016 puedes acceder al blog de Oratorianet.com con tu dispositivo móvil hasta desde la parte más alejada de la Tierra donde haya una conexión a Internet. No necesitas aumentar tus megas ni buscar en PlayStore ni descargar nada.

Sencillamente usa tu teléfono o dispositivo móvil y toca el icono aquí abajo. Cuando se abra la página, busca en el entorno de tu equipo la opción "Agregar a favoritos", "Agregar a la pantalla (o carpeta) principal" o "Crear acceso directo en la pantalla principal". En un par de segundos tendrás esta nueva herramienta en tus manos. ¡Pasa la voz a tus amigos! Porque no lo hallarán en Google, en PlayStore ni en las redes sociales, a no ser que se los recomiendes directamente.



Referencias externas

Todas las referencias a páginas externas citadas en Oratorianet.com son solo eso: Referencias. El lector deberá evaluar personalmente si les concede o no
crédito. Por ejemplo, en cierto artículo quizás incluyamos una referencia a la Wikipedia. Pero de acuerdo con la política de Wikipedia, muchos de sus artículos pueden ser editados por cualquier persona que desee contribuir con la obra. Eso deja la puerta abierta para quienes tal vez no estén realmente autorizados a realizar una modificación o añadidura. Hay administradores del sitio que se esfuerzan por mantener a raya los excesos o errores. Pero en algunos casos también ha ocurrido que no le han permitido al autor de un artículo, siendo experto en la materia, modificar su propio artículo, lo cual demuestra que el control no es necesariamente ideal. Por eso, toda referencia externa debe verse con precaución.


En nuestras páginas aparecen Anuncios de Google para ofrecerte más opciones de búsqueda en caso de que desees ampliar tu fuente de información. Por ejemplo, tal vez veas datos de cursos de oratoria u otras materias que se ofrecen en tu ciudad o en una ciudad cercana, o quizás publicidad de un instituto o academia. Seguramente te convendrá hacer clic en ellos para descubrir nuevos e interesantes campos de búsqueda. Google hace esta selección para ti automáticamente mediante robots especializados, basándose en nuestros contenidos y en tus intereses personales, que, a criterio de Google, podrían ser de tu interés particular directa o indirectamente. En parte, para eso sirven las "cookies" mencionadas al inicio de este artículo.

Cuando haces clic en los anuncios de Google que aparecen en Oratorianet.com, en muchos casos se abren para ti nuevas rutas, puertas y ventanas de investigación a través de contenidos relacionados con diferentes aspectos de los temas que te ofrecemos, a la vez que amablemente generas algunos ingresos para nosotros por concepto de publicidad. ¡Gracias por usar el servicio de búsqueda de Google!

Sin embargo, debido a que los anuncios de Google constituyen un servicio público, no necesariamente significa que promovemos todos sus contenidos
o concordamos con todo lo que se dice en ellos. Si alguien abre Oratorianet.com en su país, probablemente aparezcan en su pantalla anuncios publicitarios de su país, basados en los probables intereses particulares del usuario de esa computadora y con base a las ofertas disponibles en dicho país, ya que los robots de Google son cada vez más específicos rastreando los intereses de cada navegante individual. No tenemos control sobre eso. Si tienes dudas, preguntas, consultas o comentarios relacionados con sus anuncios, debes dirigirte a Google, porque son controlados exclusivamente por programas informáticos de Google, amparados por la política de Google. Oratorianet.com solo brinda a Google el espacio. No decidimos qué anuncios publica Google.

No obstante, si algún anuncio publicitario de Google promueve o fomenta ideas, productos o servicios que contravienen nuestra política, lo retiramos tan pronto como lo descubrimos. Lamentablemente, debido a que dichos procesos son automáticos y asombrosamente casi tan veloces como la mitad de la velocidad de la luz, no podemos evitar o impedir que Google incluya algún material controvertido antes de que lo interceptemos. Además, Google publica publicidad basada en los intereses del usuario, así como en los productos de su país. Los anuncios que aparecen en una computadora no son necesariamente los mismos que aparecen en otra. De modo que es prácticamente imposible controlar toda la publicidad que aparece en los espacios disponibles de nuestro site alrededor del mundo. Gracias por tu comprensión.

Por otro lado, cuando haces clic en links que redirigen a sitios fuera de Oratorianet.com, tal vez aparezcan anuncios publicados por Google que promueven o fomentan ideas, productos o servicios cuestionables. Pero no podemos hacer nada al respecto. No están bajo nuestro control. No podemos evitar ni impedir que Google incluya material controvertido en otras páginas web, ya que Google publica publicidad basada en intereses de esa página y de sus usuarios. Es imposible controlar esa publicidad.

¿Cómo puedes contribuir con nosotros en este sentido? Ayudándonos a identificar la dirección web de un anunciante inadecuado. Con su dirección web (URL) podemos ejercer cierta medida de control bloqueándola permanentemente. Sus anuncios ya no aparecerán. Pero necesitamos conocer dicha dirección. Te agradeceremos informarnos de cualquier mensaje o anuncio de Google que consideres de contenido inapropiado, a fin de interceptarlo lo antes posible. Solo envíanos la dirección web (URL) del anuncio.

Por otro lado, y en armonía con la ética, lamentamos mucho que Google no haya resultado ser leal con nosotros como clientes. Porque por hallarnos en una pequeña desventaja técnica, fuimos desplazados injusta y arbitrariamente del lugar que nos habíamos ganado legítimamente en las listas del buscador de Google, lugar en el que los usuarios nos habían colocado. Como clientes, nos sentimos defraudados.



Tienes a tu disposición dos páginas para resolver problemas: Una con sugerencias generales para resolver dificultades comunes que a veces surgen al navegar por cualquier página de Internet, o por un uso incorrecto de los procesos informáticos, y otra de INSTRUCCIONES Y SOPORTE a la que puedes y debes remitirte para familiarizarte con los procedimientos específicos relacionados con la navegación por nuestro site Las 4 Leyes.

Por supuesto, si un link
no se abriera en alguna página, te agradeceríamos volver a intentarlo nuevamente después de un tiempo razonable. Pero si el problema persiste, escríbenos indicando la dirección de dicha página y en qué línea se encuentra el link inactivo. Lo revisaremos y haremos las correcciones o recomendaciones pertinentes. Mientras tanto, puedes reingresar a Oratorianet desde Google y, luego de ubicar la dirección web de la página que deseas ver, hacer clic en la versión cashé. Te abrirá una versión desactualizada que básicamente contiene la misma información.

Algunas personas intentaron comprar sin éxito el libro Sugerencias Para Aprender a Exponer en Público en el sitio del distribuidor librosenred.com porque les aparecía un mensaje de error. Pero en esos casos, el problema no suele estar del lado del vendedor, sino del comprador. Librosenred.com es una compañía responsable que cuenta con todos los certificados de seguridad aceptados internacionalmente para transacciones por Internet. Registra ventas exitosas todos los días, tanto de libros digitales como de papel. Si te están saliendo mensajes de error y no puedes completar la secuencia de compra quizás se deban a una o más de las siguientes razones: (1) Configuraste inadecuadamente la hora y el día del sistema operativo de tu computadora. De ser así, los certificados o protocolos de seguridad de Internet (SSL) seguirán apareciendo en tu equipo como no válidos a pesar de estar vigentes. (2) Otro posible error pudiera deberse a que, por inexperiencia en el uso de tu computadora, no tuviste la precaución de instalar los protocolos de seguridad de Internet (SSL) básicos necesarios para operar en sitios online. Si al intentar comprar el libro apareciera un mensaje de error, puedes continuar con la operación con la seguridad de que librosenred.com hará el envío. O puedes escribirles directamente desde su formulario de contacto, que con gusto te asistirán paso-a-paso en tu compra, para que disfrutes de esta valiosa herramienta para tu oratoria.

Si deseas configurar el navegador Google Chrome e instalarlo en tu equipo, hallarás las instrucciones en la siguiente dirección de Internet:
http://googlechrometutorial.com/google-chrome-advanced-settings/Google-chrome-ssl-settings.html



Si lo deseas, puedes solicitar asesoramiento personalizado por Internet para la preparación de tus discursos, siempre que no sean de carácter político, militarista ni religioso. Por supuesto, puedes valerte de nuestra Casilla de Respuestas para contar con algunas pautas generales. O puedes instalar en tu móvil o tablet el icono de nuestro blog para consulta rápida desde cualquier parte de la Tierra. Si quieres saber lo que piensan nuestros lectores por la asistencia que recibieron, haz clic aquí.


Oratorianet.com es una biblioteca que comenzó a ser redactada en su totalidad por su fundador en el año 2000. No contiene artículos copiados/pegados de otros portales o autores. Hasta donde ha sido posible, cualquier cita breve de otro autor que se haya incluido textualmente en algún artículo va acompañada de su nombre. No reclamamos la autoría de ninguna idea ajena sobre la cual hayamos expresado algún comentario.

Como en cualquier blog y página web, Oratorianet.com se reserva el derecho de autorizar el acceso a nuestros archivos, así como de modificar en el futuro los presentes términos y condiciones.

En el caso del derecho de ingreso a secciones protegidas con contraseña o password, si las hubiere, se trata de un derecho temporal. Suscribirte implica que has leído y aceptado nuestros términos y condiciones. Las demás páginas son de acceso libre, igualmente sujetas a las mismas condiciones.

Por tanto, constituye un acto injusto e ilegal eliminar u ocultar el copyright, procedencia o fuente de información en cualesquiera de las copias textuales o transliteraciones que se hicieren de cualesquiera de nuestros artículos.

Respecto a las ilustraciones. Muchos de los diagramas y dibujos, así como fotografías, son de nuestra propiedad. Pero los que no, fueron las que utilizábamos cuando originalmente fundamos Oratorianet.com en el año 2000 con la tecnología de Homestead.com. Cuando cambiamos de servidor, Homestead nos autorizó por escrito a continuar utilizándolas libremente.
También se han publicado imágenes cuyo copyright acompaña a cada una o resalta el copyright al posar el mouse sobre la misma, como es el caso de www.fotosdigitalesgratis.com. Otras son de uso libre.

Algunas personas incescrupulosas han publicado textualmente artículos del autor en sitios de Internet como si ellas los hubieran creado. Si por casualidad notaras una similitud con algún artículo nuestro, ten presente que absolutamente todos los artículos de Oratorianet.com son originales, y que allí donde esporádicamente hemos citado textualmente alguna frase de otro autor, hemos tenido el cuidado y la precaución de mencionar su fuente.

¿Hay en Internet otros sitios con el nombre Oratorianet?

Respecto a otros sitios de Internet con el nombre Oratorianet,
es importante saber que originalmente Oratorianet fue un sitio creado en el año 2000 por Miguel Ángel Ruiz Orbegoso, de Lima, Perú, Sudamérica, con el servicio de hosting de Homestead.com. Poco después, en junio de 2001, fue registrado oficialmente con el dominio Oratorianet.com y autorizado por la ICANN.

Hago esta salvedad porque el 7 de marzo de 2013 recibí un correo muy respetuoso desde el servidor dot-net.cn indicando que e
l 6 de marzo de 2013, la oficina del Servicio de Registros de Dominios de Asia, China, recibió una solicitud presentada por Toping Industrial Co. Ltd. para inscribir "Oratorianet" como su marca en Internet. El SRDA afirmó que, al investigar, averiguaron que ya existía una marca similar, refiriéndose específicamente a este dominio -registrado 14 años antes-. Querían saber si yo había autorizado dicha inscripción, y si no, me daban la primera opción de compra de dominios similares en China (¡qué amables!), de lo contrario, estaban poniendo en mi conocimiento que no podían impedir legalmente ceder dichos dominios a terceros que los solicitaran.

Ante todo, desde un punto de vista legal, es importante aclarar que una marca y un dominio son conceptos muy diferentes. En ese sentido, debe quedar claro que Oratorianet.com no es una marca, sino un dominio de Internet.

Me agradó muchisimo saber que Oratorianet recibiera tamaña atención en Asia. Significaba que habíamos llegado bastante lejos. Lamentablemente, las razones no me alegraron mucho, ya que la mencionada oficina de registros, enterada de que yo
había registrado con anterioridad el nombre Oratorianet.com, solo podía concederme la primera opción de adquirir cualesquier dominios disponibles solicitados por terceros, como los que estaba solicitando Toping Industrial Co. Ltd.: oratorianet.asia, oratorianet.com.cn, oratorianet.org.cn, oratorianet.net.cn, oratorianet.tw, oratorianet.com.tw, oratorianet.hk, oratorianet.com.hk, oratorianet.in y todos los que se les ocurrieran.

Quien registra un dominio después de saber que alguien lo registró antes lleva las de perder ante la ICANN, porque no hay manera de ganar cuando se advierte mala fe en el intento. Sin embargo, no estamos para pelear ni perder el tiempo.

Por tanto, entiéndase que
Miguel Ángel Ruiz Orbegoso, de Lima, Perú, registró el dominio Oratorianet.com el 7 de junio de 2001 y lo mantiene cumpliendo con pagar puntualmente todos los derechos que le corresponden. Discutir acerca de cualquier referencia a Oratorianet.com en conexión con dominios similares está a varios años luz de nuestros intereses. Para más información, los interesados en apoderarse tan ávidamente de dicho nombre pueden irse a la China (si no saben dónde queda, pueden buscar en un mapa o preguntarles directamente por Internet.), o averiguar en INDECOPI.


Nos esforzamos mucho por ofrecerte información de utilidad, lo cual exige que nos mantengamos alerta a las actualizaciones. Si encuentras cambios, es solo parte de ese esfuerzo. Y, tal como siempre fue nuestra política desde la fundación del site, todas las suscripciones fueron vigentes por un año.

Si un lector copia de alguna manera alguno de nuestros artículos, debe tener presente que los temas y diseños han sido preparados para ser consultados en tiempo real por Internet, no para ser copiados ni almacenados en papel, ni mucho menos para ser distribuidos a terceros. Mil disculpas si algún impreso no sale nítido. Hemos mantenido nuestro material en constante revisión. Aunque nos reservamos el derecho de actualizar en cualquier momento cualquier tema o diseño de nuestras páginas web, hay contenidos que no nos es posible corregir ni actualizar, y en ningún caso garantizamos que los passwords, textos o formatos no sean actualizados, modificados o mejorados en cualquier momento.
MÁS INFORMACIÓN

Por otro lado, no nos es posible controlar tanto como quisiéramos el uso que damos a algunos vocablos de modo que no ofendan la susceptibilidad de quienes los utilicen peyorativa o vulgarmente en alguna zona hispana de la Tierra. Por ejemplo, una palabra que apareciera en el diccionario con más de 30 definiciones cultas y perfectamente aceptables en la mayoría de los países de habla hispana, tal vez solo tenga 1 connotación vulgar en uno o dos países. Nos disculpamos por cualquier inconveniente que causemos involuntariamente a pesar de nuestros esfuerzos sinceros por brindarte todas las facilidades para entender la manera como usamos ciertas palabras en Oratorianet.com. Ten la seguridad de que nos hemos esforzado por utilizar las palabras más aceptables en la mayoría de los países de habla hispana. Ha sido un trabajo lento y laborioso. Gracias por tu comprensión y paciencia.

Si una página no se abre por haber sido actualizada o haber sido dada de baja o haber cambiado de dirección (URL), se te redirige automáticamente a una página con links troncales que contienen las rutas nuevas.

Siendo que el libro Sugerencias Para Aprender a Exponer en Público© es editado, vendido y distribuido por www.librosenred.com, no somos responsables si el comprador no realiza bien la secuencia de compra, o no tiene la debida precaución, o si por casualidad borra el libro de su disco duro.

Respecto a definiciones y significados de palabras vertidas en Oratorianet.com, unos son comentarios del autor basados en uno o más significados vertidos en diccionarios de uso común, y otros, ampliaciones diseñadas para aclarar más profundamente el sentido que se da a cierta idea. Se pueden hallar estas en nuestro Vocabulario, en nuestro Glosario o, en algunos casos, simplemente situando el cursor o touchpad sobre la palabra. Por ejemplo, si quieres entender mejor cómo usamos la palabra "opinión", sitúa el
cursor o touchpad sobre "opinión" y emergerá una explicación breve. En casos que a juicio del autor merecen una explicación más amplia, hemos añadido un link para conectar al lector con una página relacionada, aun con la fuente misma de la definición o significado. Por ejemplo, haz clic aquí, en "opinión", y te abrirá una lista de lugares donde, si lo deseas, puedes continuar con la investigación del término usado en la explicación de este párrafo.


En algunas páginas (por ejemplo, en nuestra página principal, o de nuestro libro web Las 4 Leyes) tienes a tu disposición un índice o menú en la parte superior de la página, para hallar los artículos troncales del web site o archivo individual, además del buscador interno de FreeFind, para encontrar archivos de Oratorianet mediante el uso de palabras clave.

¿Cómo usarlo? Como cualquier buscador. Solo escribes una palabra clave, como "modulación" o "ademanes". El buscador  de FreeFind te abrirá una lista de las páginas de Oratorianet donde aparecen artículos con dicha palabra.
Además, posee un link "Mapa del Sitio", modalidad adicional de rastreo, y el link "Index", para ubicar palabras clave de manera alfabética. Por ejemplo, si no recuerdas en qué artículo leíste un comentario acerca de la película "Una Mente Brillante", puedes buscarlo como "brillante" o "mente", y el sistema lo rastreará por todo Oratorianet con excepción de las páginas protegidas con contraseña y nuestros blogs interconectados. O si solo recuerdas el nombre del escritor (Akiva Goldman), escribes "akiva" o "goldman", y el sistema lo rastreará. Lamentablemente, no están incluidos en la búsqueda
archivos de Word y PowerPoint.

Asteriscos. Si haces clic en el asterísto que aparece al lado derecho de algunas palabras, te abrirá páginas con más información relacionada. Por ejemplo*.

Para búsquedas externas tienes que usar el buscador de Google o algún otro. El buscador de FreeFind de nuestro site no está configurado para búsquedas externas. Por ejemplo, si escribes
ORATORIA EN ARGENTINA o DISCURSO TAMAULIPAS, no te arrojará resultados, salvo de palabras donde aparece "oratoria", "Argentina" o "Tamaulipas", no lo que estás buscando. Para encontrar información sobre cursos de oratoria en Argentina o en Tamaulipas, debes usar el buscador de Google en http://www.google.es/

En los anuncios de Google que hay en nuestras páginas también suelen aparecer datos de cursos de oratoria y otras materias en tu ciudad. Tal vez te convenga indagar un poco en algunos de ellos.


Manejamos tus datos con absoluta discreción. En ningún caso abrimos ni leemos correo SPAM. Procuramos leer todos los mensajes que nos llegan como "comentario", "consulta", solicitud", "pregunta" o "asesoramiento". Como seguramente sabes, en Internet pululan los correos spam, los mensajes publicitarios no solicitados y los robots que rastrean diversos intereses. Por eso solicitamos que el remitente indique claramente que se trata de un "comentario", "consulta", solicitud", "pregunta" o "asesoramiento". Así sabremos que no se trata de correo spam ni de un robot, sino de una verdadera consulta de un lector, y le damos atención.

Nuestra página de contacto por Internet está dedicada exclusivamente al propósito de responder, en la medida de nuestras posibilidades, a las inquitudes y consultas de nuestros lectores, y las respuestas se canalizan tal como se menciona en los párrafos siguientes. No dudes en escribirnos. Con toda confianza.

No respondemos preguntas cuando la respuesta a una pregunta o consulta similar ya ha sido publicada en nuestra Casilla de Respuestas, (1 | 2 | 3 | 4 | 5) o cuando fue considerada en una de nuestras páginas donde se suscitaron preguntas interesantes (1 | 2 | 3 | 4). Por razones obvias, como suele ser un procedimiento tácito en casi toda página web, difícilmente respondemos a mensajes de tono menospreciativo, hostil, grosero o hiriente.

Para enviarnos preguntas o consultas, puedes ir a nuestra página de contacto.

Privacidad. Oratorianet respeta estrictamente la privacidad de sus lectores. Puedes tener la seguridad y confianza de que tus datos son manejados con absoluta discreción. No los entregamos a terceros por ningún concepto. Cuando tenemos la respuesta a una consulta, la publicamos después de un tiempo razonable en nuestra Casilla de Respuestas o, dependiendo de las circunstancias, la enviamos directamente a la casilla de e-mail del interesado.

Interrupción de la comunicación. Si te suscribes a uno o más de nuestros servicios y por alguna razón se interrumpe nuestra comunicación, siempre puedes escribirnos. Y en caso de que nosotros no podamos establecer contacto contigo para responderte, publicamos un mensaje pertinente en una casilla especial, diseñada para estos casos. 

Si no encuentras en Oratorianet lo que buscas, puedes salir por una página que contiene una preselección de páginas que pueden serte útiles para tu investigación de temas relacionados. Si ese fuese el caso, haz clic aquí.

Respecto a comentarios que nos envían para agradecer o encomiar nuestra labor, hemos subido un buen surtido a fin de ofrecer un panorama de lo que opinan nuestros lectores. Pero no es nuestra intención subir todos los comentarios recibidos. Los que hemos subido son solo una muestra. Nos reservamos los comentarios subidos posteriormente a los publicados.


¿Quieres incluir Oratorianet en tu web site? No hay problema. Respecto a poner links en tu web site que reorienten a tus lectores hacia www.oratorianet.com, haz CLIC AQUÍ.


Downloads. Algunas páginas contienen archivos que puedes bajar a tu computadora. Si están marcados con una "D" significa que podrían demorar en bajar dependiendo de la velocidad de tu computadora. Lógicamente, como en cualquier página web, bajar archivos desde Internet tiene sus riesgos. Nuestros archivos están sanos y han sido publicados después de haber sido revisados por potentes antivirus, pero la responsabilidad final de cualquier descarga siempre recae sobre el usuario, el cual debe contar con un buen antivirus instalado y actualizado en su computadora. Nosotros no somos responsables por descuidos del usuario en este sentido. Nunca, desde la fundación de nuestro site en el año 2000, hemos recibido un solo reclamo por esta causa.

Publicidad. No compramos espacios publicitarios ni participamos voluntariamente en encuestas, concursos ni herramientas de marketing. No pagamos dinero ni hacemos intercambios con Google ni con ningún motor de búsqueda para ascender posiciones en sus listas de resultados. Sugerimos el buscador de DuckDuckGo.com

Crítica. No
respondemos a consultas que impliquen expresar critica pública respecto a la oratoria o el desempeño de alguien en particular, salvo a solicitud del propio interesado.

Spam y FWDs.
No enviamos, promovemos ni abrimos correo SPAM ni FWDs de ningún tipo.


Antes usábamos un formulario para recibir consultas y comentarios, pero con la proliferación de los dispositivos móviles, más fácil era usar una dirección de e-mail. La razón es que los formularios no son prácticos para los pequeños dispositivos móviles. Por eso, para solicitudes, comentarios o preguntas, clic aquí.

De vez en cuando, el servicio de Internet de tu localidad podría verse interrumpido, y eso también podría ocurrir con nosotros o con el servidor donde está alojada nuestra pagina web, a veces por mantenimiento técnico, y otras, por ataques de virus. Puedes confiar en que los ingenieros informáticos de cada central pertinente se esforzarán al máximo por
restablecer el servicio.

Contacto interrumpido por posibles ataques maliciosos

Como toda página web, el servidor central en el que Oratorianet.com está alojado (U.S.A.) no está libre de sufrir el ataque malicioso de quienes de alguna manera hacen de la invasión cibernética y el abuso anónimo su modo de vida, ya sea porque en términos generales ataquen indiscriminadamente sitios web, o porque especialmente deseen causar daño a ciertos grupos humanos que consideran indeseables.

Alertados de un ataque, los ingenieros experimentados del servidor se ponen las pilas inmediatamente y trabajan arduamente por restablecer cuanto antes la comunicación a fin de contrarrestar cualquier efecto dañino a nivel mundial. De esta manera, cualquier problema resulta, en el peor de los casos, temporal. Pero el restablecimiento puede tardar hasta 24 horas en aplicarse por toda la web.

Siendo que Oratorianet.com es un libro web dedicado exclusivamente a la oratoria y otros aspectos de las comunicación interpersonal, lamentamos cualquier inconveniente que
nuestros lectores pudieran experimentar de vez en cuando debido al ataque cibernético especializado. El vertiginoso desarrollo de las tendencias y habilidades maliciosas de quienes no tienen escrúpulos ni respeto por la libertad de expresión, constituye una pandemia con la que todos en la red tendremos que aprender a lidiar en el siglo 21. Como dice Google: "En algunos casos, terceros pueden agregar códigos maliciosos a sitios legítimos", lo que podría generar un mensaje de advertencia. Anónima e intencionalmente se introducen furtivamente con la clara intención de debilitar las comunicaciones sin medir las consecuencias.

Pero ¿por qué atacar un sitio sobre oratoria? Para muchos, no tiene sentido. El hecho de que cada vez más personas están dándose cuenta de que la oratoria es un factor clave en la evolución progresiva de las habilidades para exponer en público, y que no solo se convierte en una herramienta clave a la que muchos líderes, maestros y estudiantes echan mano para incrementar su eficiencia al comunicar sus ideas, la convierte en un blanco de
detractores y enemigos que, cegados por la envidia u otras formas de odio, estudian maneras de bloquearles, desviarles o demorarles -aunque fuera solo indirectamente- el acceso a un medio de aprendizaje y entrenamiento que podría coadyuvar a su éxito, por ejemplo, en una campaña electoral.

Pero no todo se pierde. Puedes esperar un tiempo prudencial hasta que se haya resuelto el problema y deje de aparecer la alerta roja. Agradecemos y apreciamos mucho tu paciencia. Más información, en Google

Acceso a nuestros archivos


Por un tiempo permitimos el acceso a Las 4 Leyes y al Archivo de Oratorianet a cambio de una modesta inversión, y estamos muy agradecidos por ello. Sin embargo, aunque no hubiéramos podido mantener el ritmo sin dicho aporte, todavía nos preocupaba que en algunos países de habla hispana hubiese muchos lectores a quienes les resultaba desalentador no poder acceder a esta valiosa herramienta.

Una de las razones era que no contaban con facilidades para obtener una tarjeta de crédito para pagar por una suscripción por Internet. Y lo más preocupante: Se trataba de una gran mayoría de maestros, jovencitos de edad escolar y adultos de escasos recursos de zonas alejadas de las capitales, así como de hombres y mujeres emprendedores que habían caído en desgracia de un momento a otro por algún suceso imprevisto, perdiendo su poder adquisitivo. Sin recursos intelectuales suficientes no podían levantarse a sí mismos la moral y darse un respiro para alzar la cabeza y salir de una vez por todas de su desfavorable situación.

Y como si fuera poco,
la recesión ha sacudido a muchos que antes gozaban de buenos ingresos. Ahora más que nunca necesitan aprender a hablar en público. Reconocen que la oratoria les facilitará mucho las cosas si aprenden un método para exponer sus ideas con mayor eficiencia y relacionarse mejor con los demás. ¡Las 4 Leyes son la clave! Pero ¿cómo conciliar toda esta situación? ¡Bueno, ahora tienen un recurso que marcará la diferencia!

A
l cabo de 10 años de arduo trabajo, nos ha complacido ver la manera de alzar esa barrera y permitir que más hombres y mujeres de bien disfruten por fin de la igualdad de oportunidades para echar mano a esta útil herramienta, que no solo les será necesaria para desempeñarse más eficientemente en el campo estudiantil, sino ventajosa en lo personal, laboral y social. Esperamos que sus loables metas en la vida sean, a partir de hoy, más fáciles de conseguir mediante la aplicación prudente de Las 4 Leyes de Técnicas Dinámicas Para Hablar en Público, Ganar Confianza y Relacionarse con los Demás.

Estos términos y condiciones abarcan nuestros blogs relacionados. Mil disculpas por las limitaciones del sistema, por las limitaciones de nuestra política y de nuestros contenidos. Seguimos esforzándonos por brindarte una conexión fluida. Pero en Internet no siempre se puede estar libre de errores y dificultades técnicas. Carpe diem!

Sirva todo lo expuesto para que tengas la completa confianza y seguridad de que puedes contar con Oratorianet.com, un sitio que realmente fue diseñado pensando en tu progreso y bienestar.

Sinceramente agradecido,

Miguel Ángel Ruiz Orbegoso
Fundador de www.oratorianet.com

INICIO  |  ARRIBA


Y